Cómo superar los conflictos y tener un matrimonio feliz

matrimonio feliz, evita conflictosTener un matrimonio feliz es un regalo de Dios para parejas dispuestas y valientes. Las parejas se unen con la esperanza de disfrutar a plenitud su relación mientras viven. No obstante, pasan por conflictos que atentan contra la estabilidad de la relación.

Debes asumir los conflictos de manera natural, como parte del proceso de la relación. Dependiendo de como los afrontes podrán fortalecer o deteriorar tu relación. En este artículo descubrirás sencillas maneras de afrontar los conflictos aprendiendo de ellos.

Descubre e identifica el conflicto que está afectando tu relación.

Cada pareja afronta los problemas de manera diferente, puesto que cada uno tiene su característica en particular. Esto te dice que debes identificar el origen del problema y analizarlo. No importa cual sea el conflicto, es tu deber afrontarlo antes de que tome control y deteriore tu relación.

Enfócate siempre en buscar una solución al problema no de empeorar la situación. Comprendo que hay momentos en que pierdes el control de tus emociones y reacciona en respuesta de los sentimientos que te afectan, pero debes tener siempre en cuenta que Dios te has dado la capacidad de tomar el control de tus emociones.

-Llevo un mes que no le dirijo la palabra a mi pareja, pues se ensañó contra mi y me siento muy ofendido(a).  Lo triste del caso es que desde el  momento en que determiné en no dirigirle la palabra me he sentido peor, y sin la menor motivación de buscar una salida a esa situación. Me envuelve el temor de que esto termine deteriorando la relación.

Cuando actúas de esta manera estas dejando que el conflicto tome el control de tu relación. La pregunta es: Cuál es primero tu relación o el problema? De seguro que cuando llegó el problema ya existía la relación. Entonces, tu compromiso es salvar tu relación aplicando estas sencillas estrategias.

Identifica el conflicto. Analiza si con tu actitud motivaste el problema o si el mismo está centrado sólo en ti.

Toma una actitud positiva. La actitud que tomes te ayudará con la solución o agravamiento del problema.

Enfócate siempre en ganar la batalla. Tu enfoque siempre debe ser  vencer el problema. La batalla no es con tu pareja, es contra el problema.

Toma decisiones claves.  El arma más poderosa que debes utilizar para solucionar el problema son las decisiones claves que vayan al centro del problema y lo destruya. Actúa contrario al pensamiento y emociones negativas. Esta es el arma más poderosa que usarás “vence con el bien el mal”.

Si en cada enfrentamiento con situaciones difíciles, aplicas estas sencillas, pero poderosas estrategias, en cada batalla podrás vencer ante cualquier conflicto que enfrentes. No permitas que los conflictos deterioren tu relación, saca provecho de ellos y disfruta de un matrimonio feliz.

Escribió este artículo. La pastora, Alma Santa Ferrera.

Déjame un comentario.

 

 

 

 

 

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: